Álvaro Goyanes, creador de la cerveza Pardao. En lugares como Ourense siete firmas gestionadas por jóvenes emprendedores elaboran y comercializan sus propias bebidas, y hay alguna más en camino.

La ciudad de Ourense se está convirtiendo en los últimos años en todo un referente en el mundo de la cerveza artesanal de Galicia en base  a pequeñas fábricas que iniciaron la elaboración de sus productos a  base de prueba y error, y que previo registro de la marca y del modo de elaboración comercializan sus cervezas con una gran calidad y buena aceptación por parte del público y de los locales de hostelería que apoyan esta industria y que cada vez son más.
Álvaro Goyanes es el padre de Cervezas Pardao, una marca de elaboración artesana en el barrio del Couto,  bien posicionada en los mejores locales cerveceros de la ciudad. “Hago cerveza y comienzo a vivir de ello”, dice su promotor.

Si la elaboración de cerveza artesana es un sector en auge, lo cierto es que el promotor de cervezas Pardao comienza a experimentar la sensación de alcanzar una tasa de retorno sostenida para su negocio en un año de actividad y la inversión ha sido importante. Porque aunque en España no hay titulación reglada de maestro cervecero y encontrar información en internet está tirado, aún así existen diferencias significativas entre hacer una cerveza artesana en casa produciendo cantidades casi consideradas de autoconsumo que hacerla aunque siga siendo de manera artesanal  en una tirada más grande, para lo que hay que acometer inversiones en infraestructuras e implementar una serie de controles porque al ser un producto con poco alcohol se puede, en su manipulación, contaminar fácilmente.

La “Fábrica de Pardao” se ha convertido en punto de encuentro para todos los apasionados por el mundo de la cerveza artesanal y en el que se organizan actividades como cursos de elaboración y embotellado y  eventos como visitas guiadas a la fabrica.  Sus cervezas se elaboran sin filtrado ni pasteurizado. “No hay dos Pardao iguales”, se elaboran artesanalmente y sus unidades son limitadas.

 

No siempre fue así, hace dos años tenía una profesión, digamos estable que aparcó para montar la sociedad Fabrica de Cervexa  Auriun S.L. en el año 2014.  La marca Pardao, un gorrión de ciudad que canta incluso, como en la canción de los Suaves, cuando llueve, es una elección influida quizá por un pasado vinculado al rock and roll, Álvaro toca la guitarra y el bajo.  Hoy la Fábrica de Cervexa  Aurium produce 2.500 litros mensuales para la marca Pardao  y llega a otros 1.500 litros que elabora como marca blanca para otras firmas,  entre las que se encuentran Siete Cuervos o Vacaloura. Así Pardao Loira y Pardao Tostada que en enero ampliarán gama con una negra que acompañará la presentación en la primavera de 2016 de una ópera rock ourensana denominada Rebel promovida y liderada por la familia Caride, son la línea más clásica del producto a las que se une una línea de cervezas temáticas. Porque la marca se completa con otras siete de edición limitada: “Hablando con el equipo encargado del diseño de marca les dije que quería  sacar siete tipos de cerveza y han preparado el campo como siete notas musicales que iniciamos con Hora Meiga, una cerveza folk con calabaza que de hecho lleva en el logo junto al gorrión una clave de sol; y que acabará la serie con una última denominada irmandiña”